El mundo y los tiempos de tribulación

 

Como humanidad nos vivimos tiempos de tribulación, tiempos definitorios en que como seres humanos estamos siendo remecidos por Nuestro Dios Eterno JesúsCristo para retornar a nuestro origen, a lo que somos verdaderamente, a ser lo que somos en el espíritu; allí es que somos perfectos y nos vivimos a Cristo en nuestras vidas.  Sin duda que cada remecimiento que se está dando a todo nivel (en la naturaleza, en lo valórico, en lo social, en lo climático, entre otros) es una señal de que estamos enfrentados a un cambio como sociedad, que se está preparando la Segunda Venida de Cristo cuan Dios que viene a este mundo a transformarnos y transformarlo todo. Este sistema de mundo y todas sus estructuras están cayendo y eso es evidente a los ojos de quienes quieran ver…

Con los avances tecnológicos en el área de las comunicaciones todos hoy podemos observar, escuchar lo que acontece en el planeta, en el mundo, en el país, todo es inmediato; vemos además que los tiempos van más rápido, que se han manifestado cambios en el clima, en el sol con sus explosiones solares, hay terremotos, tsunamis, todo está convulsionado, alterado, no hay orden, todo está revolucionado; el ser humano está más agresivo, irritable, cansado.

¿Cuál ha de ser la causa por la cual nos negamos a ver, a aceptar lo que está de frente a nuestros ojos? ¿Por qué nos negamos a asumir que algo está pasando? Nos negamos a indagar quizás por temor, por cultura o por tradición, esperando que venga otro ser humano para que nos diga su verdad y su claridad. Como seres humanos tenemos la tendencia a actuar como ovejas que se conforman con el alimento que otros decidan que debemos recibir.

¿Cuál debiera ser en cada uno de nosotros la vía para comprender y llegar a la profundidad  de estos sucesos que hoy acontecen?

Al finalizar este año y evaluarlo podemos darnos cuenta que como país este año 2010 nos vivimos muchas cosas: terremoto y tsunami, accidente de los mineros, muerte masiva en una cárcel, entre otros, lo cual sin duda da cuenta de estos tiempos de tribulación. Ante estos hechos es posible darle dos lecturas. Por una parte, desde la visión del hombre común, apreciarlos como un castigo de Dios o sólo verlos como eventos y hechos aislados de la naturaleza, argumentando que estos sucesos siempre han ocurrido, que es más de lo mismo, dejando “atrás” las situaciones vividas y concluir que todo se supera con un nuevo año, con la ilusión que el próximo será mejor.

O, por otra parte, desde una mirada espiritual, comprender que a través de todo estos remecimientos que nos hemos vivido como país el Reino nos enseña a prepararnos y unirnos a la Luz y enfrentar los tiempos de tribulación que se viven y que serán más potentes en los próximos años.

La vivencia y claridad de un Ser de fe es que esto no se detendrá en razón a los cambios y transformaciones que están sucediendo a nivel macro entre dos fuerzas Luz y tinieblas y que esto irá en aumento; sólo de la Mano del Cristo es que podremos tener su protección y enfrentar estos tiempos con la PAZ que sólo Él entrega. La Fe se potencia con el poder de la Oración, diálogo con el Dios Vivo, que no requiere de pequeños dioses para manifestarse, enviando en todo tiempo señales simples al hombre para que este se tome de su bendita GRACIA que es Él.

Aquél que es atento, inquieto y que toma un poder que nuestro Dios JesúsCristo nos dejó como la Oración,  el diálogo, verá abrirse lo Superior para tener la claridad  espiritual de lo que hoy acontece. Una energía y fuerza Superior que se expresa ante el humilde, ante el ser de Fe.

Porque muchos dirán se acerca el  fin del mundo, pero quienes nos hemos Consagrado al Dios Vivo sabemos que el mundo no terminara, será transformado, y los seres que por opción opten por el Dios de la Luz, y sean sellados serán preparados, transformados para lo NUEVO en El, verán y estarán en el Nuevo Mundo, la  Nueva generación que vivirá en el Gran Milenio de Paz, y este se abrirá con la Gran venida de nuestro Señor JesúsCristo.

Esta generación  que mide Dios desde lo espiritual, así como se encuentra  no podría ser parte de la Nueva, por lo tanto todo lo que no es de Dios caerá y quien no opte quedara al medio o será tomado por el gran mentiroso Lucifer para ser engañado  por los muchos profetas y representantes de dios que al final no sirven al Dios que Es, sino al dios de este sistema.

Esto no es una ilusión, una verdad humana, es Verdad de Dios que se puede alcanzar en la vivencia profunda de lo único verdadero que nos vive, el Espíritu.

Todo lo que viene aconteciendo en los últimos años tiene que ver con un Plan del Reino, con  hechos  manifiestos de Luz y Tinieblas, con una verdadera revolución que no depende de los hombres; lo único que el hombre puede hacer es prepararse y despertar la chispa divina que le vive y que hoy en muchos está encarcelada; esa chispa divina es EL ESPIRITU, ese espíritu que una vez despierto, activo, liberado  es templo del DIOS VIVO.

“Yo Soy la Verdad y la Vida, quien vive en mí no morirá jamás” (JesúsCristo)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s