Tiempo de remecimiento

Este Año 2010 fue un año como Consagrada Bajo Sacramentos de grandes enseñanzas del Reino a través de la madre Espíritu Santo; fue la comprobación tangible de su presencia y la gran contradicción de ser Espíritus y Alma en pugna; el espíritu, nos guía en lo suave y simple del Reino, y el alma, por su parte, lucha por prevalecer y no perder su plenitud de gobierno, especialmente en las formas del ego y de la tan arraigada costumbre y cultura que  tanto pesa en nuestra condición humana.

No obstante, la vivencia y cercanía del Reino ha sido en mí, así como la presencia del Cristo Vivo, tanto en los remecimientos ante la porfía en lo individual, como en los remecimientos en lo externo como humanidad; en este sentido, se nos fue mostrando tremendos cambios en el planeta, como  también en lo más cercano, en nuestro país. Todo lo avisado se ha ido cumpliendo y nos ha entregado un rol de testigos de la decadencia y término de un tiempo. No se trata de un término del mundo como muchos avecinan, sino de una transformación a nivel profundo. Hay una lucha de dos fuerzas: Luz y Tinieblas; la Luz que avanza en el sentido del Bien y el Mal que refina sus armas. Todo ha estado en movimiento, todo lo que no es de Cristo poco a poco va cayendo.

Durante el transcurso de este año he ido aprendiendo a percibir las formas de Cristo, su corrección y ORDEN en sus hijos Consagrados. En este tiempo estoy aprendiendo a luchar, entregando los obstáculos con VERDAD, para ir  en pos del sello de fe, la vía del Fuego que va haciendo concreta la libertad de lo Superior.

Los últimos años y en particular este año 2010, ante la cercanía del tiempo más álgido de la tribulación y en el que Cristo nos llama a prepararnos, todo en lo interno y en lo externo va moviéndose de una manera misteriosa, siempre en el sentido del cambio, de la transformación; los días, los meses son objetivamente  más cortos, todo va pasando rápidamente, sin tiempo para detención en lo pequeño y nimio de lo que nos vive y rodea; todo lo cual hace un par de años atrás no era tan perceptible como hoy.

Todo está estremecido, en un sentido de avance, de libertad y de mayor conciencia ante lo Nuevo que viene. Hoy es posible percibir las energías que mueven este mundo y la Luz de Dios; todo está ante nuestros ojos para tomar conciencia y optar sin dilación, ya que, quien no toma decisiones en el sentido del bien, allí quedara esperando lo que no llegará, porque solo ocurrirá lo que va en concordancia con la Generación y tiempo que vivimos y eso no depende de nuestro control, o si entendemos o no sino que todo avanza. La enseñanza para avanzar seguros en el sentido de lo que somos es de la mano de Cristo, no queriendo nunca avanzar desde nuestra Alma que siempre nos llevara al abismo.

Cierro este año remecida, aprendiendo de mis errores, y dispuesta a avanzar en el sentido de lo simple que vive en mí y que es del Reino. Agradecida  por la infinita Misericordia de nuestro DIOS, que siempre nos levanta y nos alza desde lo que es nuestro piso, como hijos sellados en la carne por presencia y PODER de la Madre y en nuestra Pertenencia a una Casa que es ORDEN y a un Dios que es VERDAD Y VICTORIA. Hoy me vive la certeza que las formas del alma oscura siempre serán la vía al abismo, solamente la obediencia y la entrega en humildad a NUESTRO DIOS Eterno, es el único camino que vinimos a transitar… la VERDAD y la VIDA yace en nuestros ESPIRITUS.

Hna. Jacqueline

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s